viaforo             Inicio            Registrarse!
Regresar   viaforo > Instituto Joaquín V González > Joaquín V. González > Historia (JVG)
Respuesta
 
LinkBack Herramientas Desplegado
  #1  
Viejo 07-02-2012, 05:21 PM
ProfeDelucia ProfeDelucia no está en línea
Miembro senior
 
Fecha de Ingreso: Mar 2011
Mensajes: 200
Predeterminado El mejor acero es el que pasa por el fuego. A 200 años del nacimiento de Ch. Dickens :

Hoy hace 200 años vino al mundo alguien que le lego a la humanidad una obra que consta de una serie de miradas del mundo de su época desde los ángulos menos gratos que pueda imaginarse. Y estamos hablando de un tipo al que le toco vivir la más radical y revulsiva transformación en la forma de vida de la humanidad que la historia recuerde. Ni mas ni menos que los tiempos de la revolución industrial en las islas Británicas, el momento y el lugar donde las chimeneas habían comenzado a ennegrecer el cielo y a los rostros de los hombres y mujeres fagocitados por las grandes usinas llenas de “camas calientes”.
Charles John Dickens (1812-1870) fue un hijo de la clase media victoriana arruinada. Ese sector social en cuyo medio pasan la mayor parte de los argumentos de sus obras y de donde extrajo el perfil psico social de algunos de sus personajes principales. Nuestro autor empezó a escribir cuando había pasado el momento del romanticismo y había comenzado la era del realismo. Un realismo que iba de la mano con la estructura del sentimiento de esa época que era la de la transición entre la juventud del capital a su época madura. Cuando las grandes revoluciones liberales se daban de la mano con los primeros vagidos de la clase obrera que empezaba desplazar a la burguesía de su lugar a la cabeza de las barricadas. A caballo del viento de la historia en la Europa de 1848 la palabra realismo no significaba imitación servil y ramplona de lo existente como la critica posterior la definió en relación a otros momentos de la historia del arte sino un fresco vivo y visceral de la vida tal como era, tal como se iba transformando y tal como quería llegar a ser. Un fresco al que Manet, Courbet y Millet trazaron con sus pinceles y Balzac, Flaubert, Baudeliere, Tolstoy, Hugo, Dostoiesky y nuestro amigo Dickens esculpieron con sus plumas.
En el opus dickensiano el elemento autobiográfico jugo un rol nada desdeñable. Dickens fue mas un creador de caracteres que un creador de grandes argumentos aun cuando en este ultimo aspecto también consiguió algunos logros nada desdeñables. Sin duda es David Cooperfield (1849-1850), su gran bet seler (con el perdón de la palabra!), la principal, aunque no la única “autobiografía” novelada de Don Charles. Y en la historia de aquel niño que crece sin amor y sorteando obstáculos y dolores que, a la larga, muy a la larga, lo hacen mas fuerte es donde encontramos resumida la filosofía central del opus dickensiano: “El mejor acero es el que pasa por el fuego”. Tal la frase del David maduro que no es el clásico héroe romántico cuyo sino es sufrir hasta la autodestrucción como el joven Werther de Goethe, sino el hombre capaz de superar los obstáculos de la vida como meta final de un duro aprendizaje. Mezcla de grandeza y granujería, altruismo y egoísmo ramplón, hipocresía y dolorosa sinceridad la literatura de Dickens se recuesta sobre una épica vital en donde nada es gratis pero donde desde la más absoluta orfandad de afectos el hombre puede dar la lucha para encontrar su camino.
Dickens no fue solo un creador de finos retratos individuales de hondura psicológica y dramática. Este autor de novelas por entregas destinadas al nuevo público alfabetizado de los sectores medios fue también un interesante testigo de su época. En primer termino satirizando el medio social pequeño burgués en donde se crio lleno de hipocresías y malicias sociales (Nicolás Nikleby; 1838-1839) y ridículo y pomposo (Los papeles del Club Pickwick; 1836-1837). Este joven hijo de un oficionista derrochon preso por deudas que debió abandonar la escuela a los doce años para ir a trabajar en una fábrica donde pegaba etiquetas en latas de betún, nos ha dejado varios cuadros del rostro oscuro del Londres victoriano. Sin duda en su experiencia de trabajo adolescente Don Charles no la debe haber pasado tan mal como los niños trabajadores que describe Engels en La situación de la clase obrera en Inglaterra (1842) pero le basto para luego poder escribir una vivida imagen de la miseria de la clase obrera del Londres victoriano en novelas como Tiempos difíciles (1854). Aunque tal vez haya sido más interesante aun su mirada sobre el mundo de la marginalidad. La denuncia de la vida en las cárceles y la mirada sobre los bajos fondos urbanos que crecían como contracara del esplendor dorado del capitalismo decimonónico. De ese submundo se ocupo en la Pequeña Dorrit (1855-1857) y en la soberbia Oliver Twist (1839). En la cruda historia del pequeño Oliver, huérfano callejero, que es iniciado en los rudimentos del arte de la delincuencia a temprana edad es donde el realismo dickensiano llega a una de sus grandes cumbres. Oliver Twist comparte con Los Misterios de Paris (1845) de Eugenio Sue el honor de haber empezado a trazar la imagen literaria de la marginalidad urbana en la era del capitalismo industrial. Sin duda el personaje de Fagin, el perverso explotador de chicos de la calle, es uno de las creaciones más logradas de todo el opus dickensiano. En distintas adaptaciones teatrales y cinematográficas Fagin fue encarnado por tipos de la talla de Charles Chaplin, Lawrence Oliver, Oliver Reed y Ben Kingsley.
Dickens fue un liberal de tomo y lomo. Podía denunciar las injusticias de su época pero nunca perdió la esperanza que estas pudieran subsanarse de forma natural y sin rupturas revolucionarias. En ese sentido se nos presenta como un devoto creyente en el progreso indefinido quizás influenciado por el utilitarismo de Stuart Mill y Jeremías Bentam. Filosofo este ultimo autor de la famosa frase tan a tono con el liberalismo anglosajón de: “la mayor felicidad para el mayor numero”. Por otro lado este hombre que creció en los años del movimiento cartista y las primeras grandes huelgas obreras temía los desbordes sociales de las masas como queda en claro en su bella novela Historia de dos ciudades (1859). En ella Dickens pinta un fresco bello aunque un tanto parcial de la revolución francesa centrado en el periodo del terror jacobino. En donde, según Dickens, la lucha justa contra los antiguos privilegios de los nobles había desviado en un sentimiento de venganza irracional incapaz de distinguir entre justos y pecadores. Donde la única redención posible es el sacrificio por amor, tema que hace a esta novela la más romántica de las que escribió Don Charles. No obstante los antedichos limites de su pensamiento, si es que así se los puede llamar, Dickens siempre tuvo la agudeza de una mirada que iba mas allá del simple lamentarse por la injusticia en sus consecuencias inmediatas. De esa forma en un cuento como Las Campanas (1845) el burgués Dickens nos ha dejado una sátira cruda e impiadosa de la hipocresía paternalista del filantropismo victoriano que ni el socialista Bertold Bretch (un capo!) logro superar.
Junto al crudo realismo psicológico y social nuestro autor también abordo el género fantástico. En obras como El Timón, el Guardavías y, sobre todo, en su bella historia navideña Una canción de Navidad. (1843) Incorporada al imaginario social de los países anglófonos y con una innumerable lista de adaptaciones cinematográficas la historia del viejo avaro Ebenezer Scroge (personaje que inspiro a Tío Rico de los comics de Walt Disney) es uno de los relatos mas conocidos de nuestro autor. Esa bella historia de fantasmas que comienza una nochebuena cuando el viejo avaro recibe la visita del espectro de su socio, el también avaro, Jacobo Marley, que le anuncia la llegada de los espectros que le muestran su pasado, su presente y su futuro y el camino de la parca e inapelable soledad al que conduce el egoísmo. Claro que este cuento fantástico, a veces encasillado erróneamente como un mero relato infantil, parece muy light al lado del Dickens duro de David Cooperfield y Oliver Twist, pero no por eso deja de ser una obra de una poesía con el vuelo que solo el genero de lo irreal puede entregar.
Sin duda la obra de Don Carlos (podemos llamarlo así a la altura de este articulo!) ha ejercido una influencia posterior difícil de exagerar. Principalmente, aunque no de forma exclusiva, entre los autores de hablan inglesa: Jane Austin, las hermanas Bronte, Thomas Hardy, Robert Louis Stevenson, Henry James, Gilbert Chesterton, Josep Conrad, etc. Tambien en un autor bastante divergente en el estilo dickensiano como el “putarraco” de Don Oscar Wilde que tomo algunas pizcas de la ironía dickensiana para incluirlas en sus piezas teatrales no sin antes misturarla con un toque de malicia retorcida wildeana a la que Dickens nunca había llegado. Por otro lado en alguno de los cuentos de hadas de Don Oscar como El gigante egoísta o El Príncipe Feliz se dejan sentir algunos ecos de esa mezcla de angustia y esperanza que atraviesa toda la obra del amigo Dickens. El autor de David Cooperfield tuvo entre sus lectores mas destacados a Mark Twain, a George Bernard Shaw y a Jorge Luis Borges, que lo leyó a través del prisma de Chesterton (otro autor muy admirado por Don Jorge). Borges que, según parece, compartía la pasión dickensiana con su venerado maestro Macedonio Fernández le supo dedicar un espacio importante al autor de Oliver Twist en sus legendarias clases de literatura de habla inglesa dictadas en el viejo edificio de la calle Viamonte, antigua sede de Filo. Por su parte ese viejo batallador de las letras que es Don Ray Bradbury homenajeo a Don Charles convirtiéndolo en personaje de uno de los más bellos cuentos que se hayan escrito jamás: Los Desterrados que integra el volumen El hombre Ilustrado (1957). En este relato Bradbury pinta un mundo del futuro en donde se ha prohibido la religión, todo tipo de creencias sobrenaturalistas y en donde se ha mandado quemar en la hoguera toda la literatura fantástica que se había escrito hasta entonces. Los autores de relatos de fantasmas (Shakespeare, Poe, Bierce, Machen, etc) junto con sus personajes se han refugiado en el planeta marte donde esperan atrincherados la llegada de los astronautas terrestres que vienen a hollar el suelo del cuarto planeta del sistema solar. Y entre ellos esta Dickens viviendo en una casa victoriana junto a sus personajes, espectrales y humanos, nacidos de su fecunda imaginación.
Por nuestra parte vamos concluyendo estas lineas invitando a quienes nos lean a que si pasan por algunas de esas librerías de saldo de la calle Corrientes y ven algún libro de Don Carlos que se venden por unos pocos pesos saquen la cartera y cómprenlo. Leerlo no les va a cambiar la vida ni a darles la receta para cambiar el mundo pero si les va a demostrar una vez mas, en caso de que eso haga falta, que importante e insustituible ha sido y es en la larga historia de la humanidad la aventura de la palabra escrita.
Responder Con Cita
  #2  
Viejo 15-02-2012, 11:41 PM
turrito turrito no está en línea
Miembro senior
 
Fecha de Ingreso: Feb 2010
Mensajes: 422
Predeterminado

Gordo:

Una masssa lo que mandaste de Dickens! Te aporto un dato. Dicen que Marx era un lector fanatico de los libros del quia y decia que en las novelas de Dickens habia aprendido mas de los problemas sociales modernos que en libros de historia, economia, etc!
Responder Con Cita
  #3  
Viejo 17-02-2012, 10:34 PM
Raul Tarufetti Raul Tarufetti no está en línea
Miembro senior
 
Fecha de Ingreso: May 2010
Localización: Cochabamba 1214/3 del lado de la sombra!!!!
Mensajes: 416
Thumbs up A Tarufa le gusta esto. :

Un abrazo 2012 para todos.
__________________

El Dios eterno, Raúl Tarufetti
(10 de Noviembre de 1916 / 26 de diciembre de 2013)


P.D.

A Nicolás Maisonnave le gusta hacer el 114
Martín SinDientes es pichón de Ciervo

El Dr. Pedófilo Mariano Rodríguez Otero… un gran profesor.

GRACIELA PAMPIN, una guerrillera de primera…, pero no trabaja… y sus ayudantes son PETETES
Responder Con Cita
Respuesta

Palabras clave
200, acero, años, dickens, fuego, mejor, nacimiento, pasa

Herramientas
Desplegado

Reglas de Mensajes
Saltar a Foro



Husos Horarios son GMT -3. La hora en este momento es 11:54 AM.


Powered by: vBulletin, Versión 3.8.0
Copyright ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.
Content Relevant URLs by vBSEO 3.2.0
Traducción v2.1, Copyright ©2000-2018, Elmer. izazwiyi