viaforo             Inicio            Registrarse!

Regresar   viaforo > Instituto Joaquín V González > Joaquín V. González > Francés (JVG)
Respuesta
 
LinkBack Herramientas Desplegado
  #1  
Viejo 06-03-2012, 07:30 PM
CHESTERTON CHESTERTON no está en línea
Miembro senior
 
Fecha de Ingreso: Feb 2009
Mensajes: 789
Predeterminado De Prof. de Francés a Kretina :

Carta de una Profesora de Francés a Kristina Kirchner

http://corrientespais.com/corrientes...-kirchner.html

Sra. Presidente: La impotencia me cierra las cuerdas vocales pero no las ganas con que fluyen mis ideales. Hace 26 años decidí que sería docente,

Profesora de Francés, para ser más exacta. Pero hubiera enseñado biología o historia de habérmelo propuesto también.

Me gusta compartir lo que yo tengo y que a otros les falta y me encanta el sabor del progreso en mis alumnos y el envión, con que solitos se levantan de alguna caída.

En su momento, yo era todavía menor de edad y mis decisiones tenían un peso relativo. Tuve que enfrentar ideas que partían de todas partes advirtiéndome sobre las desventajas de esta profesión. Decían que era fácil llegar, pero difícil vivir de esto. El tiempo me demostró que el imaginario popular estaba muy equivocado.

No fue fácil llegar. Una carrera docente, tomada con seriedad y entusiasmo, no es fácil, ni corta, ni ligera. Los desvelos se suceden entre materias formativas y materias específicas, entre planificaciones y planes de clase e intentos de tomar contacto con el medio escolar. Llega el tan ansiado título, y sólo se es un número más, con un puntaje relativo que no siempre refiere lo que el docente es en verdad.

Se acerca entonces el momento de mostrar que uno es capaz de poner en marcha lo aprendido y comienzan a sucederse escuelas, juntas de Clasificación, acomodos que pasan frente a nosotros, y una sigue estudiando para no perder el ritmo ni desactualizarse. Luego llegan los primeros alumnos particulares, y una plasma en ellos las clases más febrilmente preparadas y los primeros “gracias, profe” van apareciendo.

Una carita que llega con miedo y bronca contra una materia, sale de la casa de una con la paz que buscaba y la información que hacía falta.

Finalmente se llega a la escuela. Horarios dispares, nombramientos raros, se es suplente, interino o titular ¿porque sí? ¿O porque no?Ya en el ruedo, hay que mantenerse, aceptar los movimientos de personal, los traslados, y seguir estudiando, porque el tiempo corre con nosotros y si nos descuidamos nos deja atrás. En ese momento nos damos cuenta de que invertimos más dinero en fotocopias que en el sueldo que aún no cobramos, pero eso no es una cuestión de peso… los chicos lo necesitan, los chicos no pueden de otro modo. Y dejamos de salir y de darnos algunos gustitos esperando que la cartulina fluorescente sea de mayor agrado y mucho más motivadora que un cartón marrón, algo arruinado. Llegan los Congresos, las Jornadas, los Cursos… hay que pagar la inscripción, los viajes (pues no todo se da a la vuelta de la casa de uno, y mucho menos en la propia escuela).

Claro, no abandonamos las clases, pero llegaron las nuevas disposiciones, las Cajas Curriculares que cambian con el tiempo, la temporada o la moda. Y se suceden, entonces, los cambios de “nomenclatura”, las increíbles listas de nombres que parecen regateos de feria dominical. Y seguimos apuntando a los alumnos, y nos convertimos en consejeros, asistentes sociales y empezamos a psicoanalizarnos entre nosotros, y las clases parecen terapias de grupo… Hay que tener en cuenta al alumno que no puede, que no es, y al que no será. ¿Y qué hacemos con el que sí puede, el que sí quiere y el que ya ES? Y a todos los ponemos en una misma bolsa… perdón, aula. Y hay que contener al súper sabihondo que demanda mucho más y al que casi es delincuente, porque no se puede dejar a nadie en la calle a merced de quien sabe qué contactos.

Así, seguimos buscando perfeccionarnos y la nueva normativa premia al que hizo el cursito que da puntaje, pero que no forma En Absoluto.

Señora Presidente, Usted me recordó que tengo sólo 4 hs de trabajo? Bueno, le diré que en mi caso tengo 30 hs didácticas repartidas en los dos niveles de la Escuela Secundaria, en un Instituto de Formación docente y en la Universidad, y que mis horarios son de lo más dispares; le agrego también que hago lo imposible para estar con mi familia, practicar deporte y dedicarme a la música también. Y llega la noche y me acuerdo de que mis “4 hs” diarias no me alcanzaron, porque tuve que sumarle las reuniones extraordinarias de Departamento, de Personal y de Área, y como coordino a los profesores de Francés, también tuve que preparar mi presentación para mantenerlos al tanto de las nuevas metodologías.

Y recién empezamos las clases, hace calor aún, acabamos de tomar los exámenes de febrero y las instalaciones de la Escuela tienen su dejo de precariedad. Eso sí, estamos listos para recibir las netbooks con la tecnología que hace falta. Pero, con frecuencia no tenemos agua en la escuela. ¡Qué lástima!

Intento descansar un rato, con la TV encendida, y creo escuchar que Usted me recuerda que tengo 3 meses de vacaciones. Pero no lo asimilo porque el cansancio me condena. Y cuando tomo contacto de nuevo con la realidad, descubro que sí es cierto y que Usted, Señora, está demasiado mal informada.

Quizás en su modelo de docente, el maestro o el profesor tenía tanta licencia para no hacer nada. Porque yo –necesito decirlo- me pasé las vacaciones, un mes exacto para serle sincera, estudiando el modo de motivar a los alumnos que debo “retener” en mis aulas, para que no hagan desmanes en la calle; tengo que dar alegría al adolescente que no puede encontrarla en su casa, porque sus padres apenas lo contienen; tengo que luchar contra el centavo que descubro caído en la acera, para integrarlo a la canasta familiar o a la canasta escolar, de la escuela, claro está.

Entonces, por favor, dígame por qué cree que valemos tan poco. ¿Por qué es eso lo que nos deja entender? Estamos en contacto diario con chicos que quieren aprender y con gente que no puede hacerlo por muchas y variadas razones. Y así y todo, le confieso: ME ENCANTA DAR CLASES, PREPARALAS Y PREPARARME. Nadie me va a quitar el protagonismo que comparto con mis alumnos… Pero sobre todas las cosas, nadie, ni siquiera Usted!!!!!! Va a desmerecer mi profesión madre de profesiones, la que yo escogí hace 26 años.

Cordialmente.

Prof Carolina Monzón
Responder Con Cita
Respuesta

Palabras clave
frances, kretina, prof


Herramientas
Desplegado

Reglas de Mensajes
Saltar a Foro



Husos Horarios son GMT -3. La hora en este momento es 06:49 AM.


Powered by: vBulletin, Versión 3.8.0
Copyright ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.
Content Relevant URLs by vBSEO 3.2.0
Traducción v2.1, Copyright ©2000-2018, Elmer. izazwiyi